Tres salsas de pasta fáciles y rápidas de preparar

La pasta…: ¡Qué viva la pasta! Siempre protagonista de excelentes sabores, momentos y la mejor amiga cuando no queremos cocinar. Es tan bondadosa que podemos acompañarla con cualquier cosa. Aquí van tres opciones.

La pasta perfecta
El truco para que la pasta quede verdaderamente al dente: sumerge la pasta al agua cuando esté realmente hirviendo, cuenta siete minutos y al sacarla, sumérgela en agua muy fría para detener su cocción y permitir que se conserve con esa textura que tanto nos gusta morder.

Publicidad

Opción uno: salsa pesto
Ingredientes: mucha albahaca, ajo molido, sal, almendras peladas y aceite de oliva.
Procedimiento: licuar todos los ingredientes en la licuadora agregando de último aceite de oliva en hilo hasta formar una mezcla espesa. ¡Listo!

Opción dos: salsa de tomate
Ingredientes: 4 tomates sin piel y sin semillas, la mitad de un pimentón, una cebolla pequeña, dos dientes de ajo, albahaca natural, sal y pimienta.
Preparación: licuar los tomates, el pimentón, la cebolla y los ajos. Luego llevar la mezcla a una sartén caliente con aceite de oliva, cocinar durante 10 minutos y agregar sal y pimienta a gusto. Servir con hojas de albahaca naturales para aromatizar.

Opción tres: pasta fría
Ingredientes: pasta corta, mayonesa, mostaza, sal, jamón cortado en cubitos, granos de maíz, cebolla cortada en cuadritos, cuadritos de pimentón y cuadritos de queso fresco.
Preparación: cuando la pasta esté fría, agrega el pimentón, los granos de maíz, jamón, cebolla y queso. Luego sazoná con sal, mayonesa y mostaza al gusto o hasta que la preparación esté cremosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.